Inspira es un blog de Restaurante Baobab
Orillas lejanas

Orillas lejanas

Tiempo de arena.
Y uno siempre llega,
de algún modo,
si estás vivo,
a orillas lejanas.

Uno siempre llega,
con los restos del naufragio.
Y el vestido de seda,
que se pone la mona,
aunque mona se queda,
que el oleaje esculpe
en la tempestad de la experiencia,
hecho jirones.

Pero no importa,
demasiado,
la vida desgasta.
No es algo personal.
Siempre fuimos
nosotros mismos
el verdadero adversario.
Ciegos que ven
que se niegan mirar.

Pero cierta locura anida,
por suerte,
en el fondo de nuestra alma.
Irreverencia sagrada.
Esa es nuestra esperanza.
Como la flor de almendro.
¿Acaso vio cuerdos felices?

Celebremos entonces el naufragio,
la tempestad, la partida.
Y ya en orillas lejanas,
junto a los restos del naufragio,
el sueño de la flor de almendro,
dulce, lento,
con su promesa sincera,
de algún modo,
algún día,
siempre llega,
si estás vivo.

¿Tienes hambre?

Texto aparecido en el Menú de Hoy de Febrero de 2017.

Compártelo: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone